febrero 25, 2024
no creo en tu dios de madera

No creo en tu dios de madera

Oración para las personas que no creen en Dios

Bueno, empecé con ARK Invest a los cincuenta y siete años, así que fue bastante tarde en mi carrera. Sin embargo, creo que mi carrera está empezando de nuevo. Decidí nombrar a mi empresa con el nombre del Arca de la Alianza, porque mientras atravesaba ese período tan difícil que comenzó en 2006, en el que el mercado, nada tenía sentido para mí, comencé a leer la Biblia de un año, después de leer el pasaje del día, lo abría al azar y decía: «Dios, háblame.

Muéstrame qué debo hacer. Muéstrame Tu voluntad. Muéstrame Tu camino».

«Me arrodillaba y decía: ‘Bien, Dios, Tú tienes el control. Incluso si esta empresa fracasa, sé que he hecho lo correcto. Este es un camino de fe para mí.

Hágase tu voluntad'». – Catherine Wood Lo que realmente estábamos haciendo era fomentar la nueva creación, la nueva creación de Dios. Destinábamos el capital a su mejor y más alto uso: tecnologías transformadoras que iban a cambiar el mundo y hacerlo un lugar mejor, mientras el resto del mundo empezaba a invertir en el pasado, que creían seguro.

Hoy, las tornas se han invertido, por lo que sentimos que hemos hecho lo correcto. Es por la gracia de Dios y el poder del Espíritu Santo, les diré, que me moví en esta dirección. Tengo un folleto de los Testigos de Jehová que pregunta «¿Podemos creer realmente lo que dice la Biblia?» y enumera tres razones para hacerlo, la tercera de las cuales es «Dios no puede mentir».

La Biblia dice claramente: Es imposible que Dios mienta. â Hebreos 6:18. â Debajo de esto, un amigo mío ha escrito, a bolígrafo, âQ. E. D. â Las cuatro pruebas de la Viña están acosadas por una circularidad similar, y, para ser justos, no está claro cómo podría escapar de ella cualquier supuesta prueba teológica.

La relación evangélica con Dios es tan posesiva y casi idolátrica que es difÃcil ver cómo se puede salir de ella y lograr la necesaria «verificación». Idolátrica, porque concebir a un Dios que se interese por la camisa que llevas puede parecerse mucho a inventar un Dios para tus pequeños propósitos. Una y otra vez, los adoradores evangélicos parecen utilizar a Dios para validar el gran lujo del capitalismo: la elección.

¿Debo elegir Denver o Chicago? ¿Este trabajo o aquel otro? ¿Ese novio o no?

La formulación habitual para validar tu decisión es «siento que Dios me llama a hacer x». Hay una historia que cuenta que el adorable poeta alemán y converso del judaÃsmo Heinrich Heine, acostado en su lecho de muerte en 1856, pronunció con calma estas últimas palabras sobre el perdón de Dios: Heine, uno imagina, se estaba burlando de todo el artilugio de los acuerdos de última hora; más sutilmente, se estaba burlando de la idea de que controlamos a Dios, de que sabemos qué trucos realizará en nuestro nombre esta pequeña efigie de bronce que hemos fabricado a nuestra propia imagen. Los evangélicos son muy buenos para saber cuál es el trabajo de Dios.

Heine se parece a Ludwig Feuerbach, que propuso, quince años antes de la muerte de Heine, en «La esencia del cristianismo», que creamos el Dios que necesitamos, proyectando en esta creación nuestras más profundas ansiedades y deseos. Llámelo Dios; llámelo superstición; llámelo, como hace Atran, «creencia en la esperanza más allá de la razón»; sea cual sea el nombre que le dé, parece haber un impulso inherente al ser humano de creer en algo trascendente, insondable y de otro mundo, algo más allá del alcance o la comprensión de la ciencia. «¿Por qué cruzamos los dedos durante las turbulencias, incluso los más ateos de entre nosotros?», preguntó Atran cuando hablamos en su pied-à-terre del Upper West Side en enero.

Atran, de 55 años, es antropólogo del Centro Nacional de Investigación Científica de París, con nombramientos conjuntos en la Universidad de Michigan y el John Jay College of Criminal Justice de Nueva York. Sus intereses de investigación incluyen la ciencia cognitiva y la biología evolutiva, y a veces presenta a los estudiantes una caja de madera que simula ser una reliquia africana. «Si tienes sentimientos negativos hacia la religión», les dice, «la caja destruirá lo que pongas dentro».

Muchos de sus alumnos dicen dudar de la existencia de Dios, pero en esta demostración actúan como si creyeran en algo. Mete tu lápiz en la caja mágica, les dice, y los no creyentes lo hacen alegremente. Pongan su carnet de conducir, les dice, y la mayoría lo hace, pero sólo después de una gran vacilación.

Y cuando les dice que metan la mano, pocos lo hacen. Si no creen en Dios, ¿de qué tienen miedo exactamente? Atran realizó por primera vez la demostración de la caja mágica en los años 80, cuando estaba en la Universidad de Cambridge estudiando la naturaleza de las creencias religiosas.

Se había doctorado en antropología por la Universidad de Columbia y, en el transcurso de su trabajo de campo, vio evidencias de la religión dondequiera que mirara: en las excavaciones arqueológicas de Israel, entre los mayas de Guatemala, en los cajones de artefactos del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. El enfoque de Atran es darwiniano, es decir, trata de explicar el comportamiento por la forma en que se produce

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *